Cuando hablamos de vapor nos estamos refiriendo a un tipo de instrumento que es muy tradicional y eficiente pero que aún así se sigue utilizando en diversas industrias. Tal es el caso por ejemplo de las industrias petroquímicas, química, téxtil, farmacéutica, alimentaria, entre otros.

También resulta un tipo de elemento indispensable en el sector civil, con el fin de que exista la esterilización en hospitales o en clínicas tanto para el acondicionamiento de plantas como de aire acondicionados, entre otros.

Por ese motivo es que el vapor se convierte en algo esencial para distintas industrias, tal es el caso de los barcos a bordo y las plantas de calefacción.

Por qué el vapor es tan importante

Principalmente, su uso tan cotidiano se debe al hecho de que se produce con mucha facilidad. Esto es una gran ventaja pues no hace falta hacer uso de químicos o de procesos complejos que pudieran entorpecer la acción.

Su creación es tan sencilla como que el elemento principal que se utiliza es el agua. Esto hace que sea muy económico y que se pueda hacer un reciclaje continuo en las plantas de vapor, recuperándolo y reciclándolo al 100%.

En cuanto a su contenido de calor, es bastante alto lo que hace que tanto los tubos como quien tiene que manipularlos tengan que soportar cierta carga de calor.

Para su circulación, no hace falta la aplicación de aceleradores, ya que las temperaturas que hace uso pueden ser altas pero la presión es bastante baja lo que permite entonces que exista un medio mucho más seguro y muy sencillo de manejar.

Sobre la regulación de la temperatura o presión, es posible realizarlo a partir de la utilización de válvulas simples de dos vías. Todo ello hace que se pueda adaptar perfectamente a las distintas variaciones y a los cambios que surjan a posteriori a diferencia de otro tipo de fluidos como por ejemplo el agua, aceite, entre otros.

Todas estas características anteriores se pueden ver claramente en cualquier planta de vapor, que ha sido construida y diseñada exclusivamente para ello.

Para que todas estas características funcionen a la perfección, lo mejor será llamar a técnicos que estén capacitados y que nos permitan obtener el máximo de beneficios. Si bien no se tratan de elementos complejos, sí que requieren cierta preparación tanto teórica como práctica.

En Calderas de Vapor contamos con máquinas especiales para el uso de vapor. Contáctanos sin compromiso.