Sabemos que los combustibles gaseosos son uno de los elementos que influyen en lo que se refiere al uso de las calderas de vapor. Es por ese motivo que debemos de conocerlos en profundidad con el fin de obtener lo mejor de ellos y poder combinarlos a la perfección. Veamos un poco más en detalle cuáles son las propiedades de dichos combustibles para que podamos hacer uso de ellos.

Propiedades de los combustibles gaseosos

Las siguientes, son algunas de las propiedades de estos combustibles en estado gaseoso.

Poder calorífico

Cuando hablamos del poder calorífico nos estamos refiriendo al calor que libera la unidad de volumen de gas. Esto se suele medir en kcal/m3 de gas. Así es como también se expresa en los combustibles sólidos y líquidos.

Un ejemplo sería el hidrógeno tiene un poder calorífico de 3027 kcal/m3, mientras que el metano podría tener un poder calorífico de 9485 kcal/m3.

Otros combustibles gaseosos como el Etano tienen un poder calorífico expresado en 16770 kcal/m3, mientras que el Propano se sitúa en 22710 kcal/m3.

De todos ellos, el hidrógeno es el que tiene mayor poder calorífico pero a su vez es el que cuenta con menor volumen.

Durante la práctica industrial, sabemos que los combustibles gaseosos se mezclan por lo que el poder calorífico va a tener que ver con la combinación de cada uno de los elementos.

Densidad del gas

Es otra de las propiedades que tienen los combustibles gaseosos. En este sentido, tiene que ver específicamente con la relación que tienen las masas de volúmenes referidas al aire.

Gasto calorífico

El gasto calorífico se refiere al consumo volumétrico del gas por lo tanto, tiene que ver con el poder calorífico del mismo. Dependerá también de cada uno de los elementos y como indicamos anteriormente, de si existe o no una combinación entre todos ellos.

Intercambio entre los combustibles gaseosos

A propósito de lo anterior, vale aclarar que dos gases van a poder ser intercambiables en el momento en que tengan las mismas condiciones de suministro, presión y temperatura. Será allí cuando cuenten con las mismas características de combustión.

Para que este intercambio sea factible, se establece una relación concreta entre el gasto calorífico y el potencial de combustión haciendo uso de una medida técnica llamada Índice de Wobbe (W) e Índice de Delbourg ( C )

Lo mejor será consultar con un experto acerca de las propiedades de los combustibles gaseosos pero con esta información conocerás más al detalle a qué se refieren con cada medida técnica.  

Si necesitas una caldera de vapor, somos expertos y podemos ayudarte con ello. ¡Contáctanos!