Las purgas de las calderas de vapor son ese tipo de acción que se debe de hacer tanto en baja o alta presión. Es en ocasiones la acción más importante para el buen funcionamiento, pero también una de las más olvidadas. Quienes operan las calderas de vapor, en ocasiones tienen una idea confusa sobre la purga o piensan que su mal funcionamiento se debe a otros elementos.

Por qué es tan importante hacer las purgas en las calderas de vapor

La importancia de las purgas en las calderas de vapor se deben principalmente a su mantenimiento. Se deben de eliminar cierto contenido de sales y para eso es que funciona la purga constante. Cuando purgamos la caldera, lo que sucede es que se elimina gran parte de esa agua que está estancada y que en parte es la que hace que haya un aumento general de la temperatura.

Cuando purgamos una caldera lo que estamos haciendo es extraer una cantidad de agua. El objetivo principal es sin duda evitar la concentración de sólidos que podrían ocasionar la explosión. Así es que para dar salida a esos sólidos, lo que se hace es purgar la caldera de vapor.

Qué sucede si no hace bien la purga

Aquí es donde pueden aparecer diversos problemas:

Purga excesiva

Esta purga excesiva se da cuando el nivel de sólidos que hay en la caldera baja mucho y por lo tanto queda un valor que es menor al admisible o recomendado.

En principio no es un gran inconveniente para su funcionamiento pero a futuro podría ocasionar ciertas pérdidas de calor que harían que apareciera cierto drenaje.

Purga insuficiente

La purga insuficiente parece cuando la concentración de sólidos es mayor en la caldera con lo cual hace que se arrastren las sales y haya un aumento de las incrustaciones.

No se ha purgado lo suficiente para su buen funcionamiento general.

Además, hay que aclarar que en los dos casos lo que sucede es que aparece un incremento de consumo de energía. En el primero se debe a que hay cierta agua caliente que hace que haya un drenaje y en el segundo hay un aumento de la resistencia al paso del calor.

Para determinar el valor de la purga necesaria, lo que hay que hacer es evaluar la caldera de vapor ya que es diferente lo que necesita una caldera baja y media presión que una de alta presión.

Un profesional podría ayudarte con las purgas de las calderas de vapor para su correcto funcionamiento.