Una caldera es un aparato a presión en donde el calor procede de cualquier fuente de energía, se transforma en utilizable a través de un medio de transporte de energía, que puede ser agua, fluido térmico, etc. En fase líquida o vapor.

Tipos de calderas:

  •  Acuotubulares: Son aquellos en los cuales el fluido calor importante pasa por dentro de los tubos.
  •  Pirotubulares: Son aquellas en las que la llama y/o los productos de la combustión o gases calientes pasan por dentro de los tubos.

Hogares de calderas de vapor

En las calderas pirotubulares, la energía calórica proveniente del quemador pasa por dentro de los tubos de humos, los cuales están sumergidos en agua produciendo vapor a alta presión y temperatura.
La mayor parte del calor y energía del quemador se transfiere en el hogar de la caldera. Gran parte de este calor se transfiere por radiación.
En el interior del hogar se desarrolla la llama. El hogar debe tener longitud, diámetro y disposición adecuados para permitir una correcta formación de la llama.

Tipos de hogares

Hogar Ondulado: El hogar ondulado es cilíndrico, y su generatriz sigue una línea curva sinuosa en forma de ondas de diverso tipo comúnmente aceptadas en el mercado. El hogar ondulado es mejor ya que posee una mayor superficie de calefacción y mejor dilatación térmica.

Hogar liso: Es un cilindro de pared lisa cuya dilatabilidad se obtiene conformando ya sea sus extremos en forma ondulada o añadiendo en su parte intermedia una o más ondas de dilatación. Una vez la llama se ha formado, los gases pasan al segundo y tercer pase de humo donde se consigue aprovechar la alta temperatura de los gases.

En calderas de dos pases de humos suelen colocarse retenedores, que son una especie espirales metálicos. La función de las mismas es retardar, retener el paso de los gases en los tubos. Así se aumenta el tiempo de contacto de los gases con el metal.